Carta de observadores académicos internacionales solidarios por la paz, la memoria y verdad plena en Colombia

Carta de observadores académicos internacionales solidarios por la paz, la memoria y verdad plena en Colombia, aprobada por lxs miembros Red Latinoamericana de Historia Oral - RELAHO - y representantes de países iberoamericanos presentes en el VIII Encuentro Internacional de Historia Oral y Memorias, abril de 2019, Bogotá, Colombia. 

Carta de observadores académicos internacionales solidarios por la paz, la memoria y verdad plena en Colombia.

 Nosotras y nosotros Observadores académicos solidarios por la paz, la memoria y la verdad plena en Colombia, en el marco del VIII Encuentro Internacional de Historia Oral y Memorias, participamos de reuniones en las regiones del Centro, Caribe, y Nororiente del país, con delegados y delegadas de comunidades afrodescendientes, indígenas, campesinas, sectores urbanos – populares, delegación del magisterio docente, víctimas del conflicto armado y los crímenes de Estado, lideres y lideresas en situación de riesgo, y excombatientes. Así mismo, sostuvimos encuentros con las instituciones estatales; representación de la oficina del Alto comisionado para la paz, el Director del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH), Magistrados de la Jurisdicción Especial de Paz (JEP), y la Directora de la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas (UBPD). Tras participar en los diferentes espacios nosotras y nosotros, expresamos:

Frente al Sistema Integral de Verdad Justicia Reparación y No Repetición (SIVJRNR).

Damos un respaldo y un voto de confianza a los componentes del Sistema Integral, tanto la Comisión para Esclarecimiento de la Verdad (CEV), la Jurisdicción Especial para la Paz y la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas, por considerar que tienen mandatos acordes a las necesidades de las víctimas para garantizar sus derechos, avanzar en la convivencia y construcción real de paz. Insistimos en la urgencia de hacer efectiva la integralidad del SIVJRNR, es necesario que exista articulación entre los mecanismos y las instituciones que tienen competencia en el funcionamiento del sistema, de acuerdo con las realidades territoriales para evitar la división de la población en las regiones.

Hacemos un llamado al Presidente Iván Duque, a su partido y al Gobierno nacional para que desistan de la descalificación al Sistema Integral y en su lugar, se asignen los recursos necesarios para asumir los retos de la construcción de la Memoria Histórica del país, la verdad, la justicia transicional y las garantías de no repetición para lograr la paz como derecho de la sociedad en cumplimento del deber y razón de un Estado social de derecho.

El Estado debe garantizar las condiciones para la construcción de memorias como un acto político conducente a la justicia, la dignidad, la transformación institucional y la no repetición. Las memorias del conflicto social y armado no sólo pertenecen a las víctimas, son las memorias de la sociedad colombiana y por eso es fundamental el derecho a la verdad sobre lo ocurrido en el marco del conflicto social y armado en su dimensión individual y colectiva, así como la identificación de los máximos responsables de las violaciones a los derechos humanos.

Frente a la Implementación de los Acuerdos de Paz de La Habana

Como observadores/as solidarios/as hemos reflexionado, documentado y vivido procesos de transición política y entendemos la importancia de la reconstrucción del pasado reciente, conocemos de las disputas entre los diferentes relatos de la historia y entendemos los retos que tiene Colombia para restaurar la dignidad a las víctimas, comunidades, grupos sociales y políticos afectados por el conflicto social y armado. Asimismo, conocemos del esclarecimiento de la verdad, la explicación de las causas, consecuencias, impactos diferenciados, responsabilidades estatales, sociales y políticas en la identificación de patrones de criminalidad frente a las graves violaciones a los Derechos Humanos e infracciones al Derecho Internacional Humanitario, ocurridas en el marco y contexto del conflicto armado interno.

Consideramos que el camino a la paz en Colombia pasa por el respeto, cumplimiento e implementación de los Acuerdos de Paz que contribuye a superar las causas estructurales que ha originado el conflicto armado como la concentración de la tierra, la ampliación de la democracia y la garantía de derechos y libertades ciudadanas. Observamos con preocupación el escaso avance en el cumplimiento de lo acordado, el retroceso en los intentos de modificar vía legislativa el Acuerdo de Paz, la falta de voluntad en el esclarecimiento de la verdad con la falta de acceso a la información y la desclasificación de archivos, la ausencia de garantías en la protección de la información brindada por las comunidades y organizaciones de víctimas y la emergencia de los discursos negacionistas del conflicto armado, no permiten la construcción de la verdad histórica y el paso a la reconciliación del país. Frente a la situación de líderes, lideresas y defensores/as de Derechos Humanos.

Manifestamos nuestra preocupación el asesinato a líderes, lideresas y defensores de derechos humanos desde la posesión del gobierno de Ivan Duque y el aumento del riesgo a la vulneración a los Derechos Humanos en que se encuentran comunidades en diferentes regiones del país. En las conversaciones con las comunidades visitadas existe una preocupación por la reactivación de las estructuras paramilitares, la expansión del narcotráfico y la consolidación de un modelo extractivista que genera mayores situaciones de riesgo en las comunidades. Adicionalmente, la falta de condiciones mínimas para la reincorporación propicia el recrudecimiento de la violencia. Hacemos un llamado e insistimos en la urgencia que el Estado colombiano garantice, prevenga y proteja a las y los defensores, líderes y lideresas en sus territorios por medio de mecanismos de prevención y protección efectivos e integrales.

Manifestamos nuestra solidaridad y reconocimiento a las comunidades indígenas, campesinas, afrodescendientes, a las organizaciones barriales y comunales, a las víctimas del conflicto armado, y a las organizaciones sociales por persistir en la defensa de sus derechos, y por la dignidad con la que han encarado las luchas por la construcción de la verdad, la memoria histórica y su persistencia en la búsqueda de paz con justicia social. Desde nuestros diferentes escenarios académicos y de investigación en nuestros países seguiremos dando a conocer la potencialidad de los Acuerdos de Paz, haciendo seguimiento a su implementación y acompañando solidariamente a la sociedad colombiana.

Suscriben
Red Latinoamericana de Historia Oral (RELAHO)

 

 

 

 

 

 

 

 



Hits: 519